¿Cómo enseñar baloncesto a los más pequeños?

Enseñar baloncesto a los más pequeños puede convertirse en un auténtico reto, algo que sabemos en nuestra escuela infantil en Aravaca. El motivo es que al ser tan jovencitos puede que no estén muy habituados a seguir las normas del juego o las instrucciones.

Una disciplina con múltiples beneficios

El baloncesto es un deporte que aporta muchas ventajas en el desarrollo de los niños que se encuentran en edad escolar. Les enseña a trabajar en equipo, a desarrollar estrategias y a ser competitivos desde un espíritu respetuoso y saludable. Los educadores sabemos perfectamente que cada niño es distinto y que va aprendiendo a su propio ritmo, por lo que es fundamental diseñar algunas actividades especiales para cada uno de los casos.

Entendimiento, empatía y paciencia son las bases de un buen profesor. No en vano, pedir a un pequeño que cumpla con unas tareas que pueden ser inalcanzables para él, puede llegar a provocarle frustración e incluso que llegue a rechazar este deporte. Por eso, lo primero es enseñarle los fundamentos básicos de este deporte, como, por ejemplo, los jugadores que deben entrar en pista por cada equipo, las reglas del juego y las posiciones del mismo. Para ello, lo más recomendable es hacerlo a través de pequeñas simulaciones o demostraciones, ya que puede resultarle algo complicado entender la teoría a estas edades. También es importante repetir todas las veces que sean necesarias las lecciones para que entiendan cada uno de los puntos bien.